10 años Energylab

ESTRAEE nace para impulsar la gestión de los RAEE en el espacio transfronterizo Galicia-norte de Portugal.

Los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) o residuos electrónicos se definieron en primer lugar por la Directiva de la Unión Europea como «equipos eléctricos y electrónicos que son residuos, incluidos todos sus componentes y consumibles, que forman parte del producto en el momento de su desecho». Esta definición incluye una gran variedad de equipos eléctricos y electrónicos (EEE), que abarcan desde grandes electrodomésticos, pequeños electrodomésticos, tecnología de la información y equipos de telecomunicaciones, equipos de consumo, equipos de iluminación, herramientas eléctricas y electrónicas, juguetes, equipamiento deportivo y de ocio, dispositivos médicos, e instrumentos de seguimiento y control para dispensadores automáticos.

De la cantidad de RAEE generados a nivel mundial, solo el 20% está identificado para ser recolectado y reciclado adecuadamente, mientras que el 80% restante no está identificado y puede ser vertido, comercializado o reciclado en condiciones informales.

La Directiva 2012/19EU sobre RAEE, establece el marco para la gestión de RAEE en la Unión Europea con el objetivo de reducir los impactos adversos y mejorar el uso de los recursos. En el caso particular de España y Portugal, la tasa de recogida de RAEE oscila entre el 45% y el 56%, respectivamente. Sin embargo, las últimas cifras disminuyen para las zonas transfronterizas. En este sentido, la zona transfronteriza España-Portugal recoge por separado alrededor del 20% de los RAEE generados, muy por debajo de la tasa media de España y Portugal. Así, a partir de las últimas cifras, se concluye que la zona carece de instalaciones e infraestructura adecuadas para la gestión de la fracción de RAEE de acuerdo con la Directiva y su transposición a las leyes nacionales.

En este contexto, nace el proyecto ESTRAEE —Estrategia Sostenible Transfronteriza para la gestión dos Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos— cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional FEDER a través del programa POCTEP. Este proyecto, liderado por la Diputación de Pontevedra junto a Energylab, revertia, ERP España y ERP Portugal y Lipor, emplea más de dos millones de euros para mejorar mediante obras, nuevos equipamientos, normativa y aplicaciones, la reutilización y reciclaje de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos en Galicia y el norte de Portugal (Figura 1).

ESTRAEE persigue impulsar, en el espacio transfronterizo Galicia-norte de Portugal, la gestión de los RAEE, implicando, por una parte, a ciudadanos, Administración local, fabricante y productor, a través de los Sistemas de Responsabilidad Ampliada del Productor (SRAP), y, por la otra, a gestores en el marco de la normativa vigente (RD español 110/2015 y DL portugués 67/2014).

La contribución y participación ciudadana es una de las claves en el desarrollo del proyecto. Así, se fomenta la recogida de RAEEs para incrementar su recogida selectiva y su eventual preparación para el re-uso. El lanzamiento de campañas de información y concienciación pretenden dar conocer la problemática de la gestión correcta de los RAEEs entre los consumidores: ubicación de puntos limpios, forma de entrega, etc. Asimismo, la implantación de una Ordenanza Municipal establecerá el marco operativo para la relación usurario-consumidor con las autoridades locales y la gestión de este tipo de residuos.

La participación de la Diputación de la provincia de Pontevedra como coordinador de proyecto juega un papel fundamental en la ejecución de este. Así, sus competencias en coordinación de servicios municipales y supramunicipales públicos para el tratamiento de residuos, contribuye a solucionar el problema ambiental de la gestión de RAEEs, apoyando a los municipios en la adecuación de los puntos limpios y la elaboración de ordenanzas municipales específicas para RAEEs.

Una red eficiente de «Ecocentros»
Los puntos limpios son centros de recogida y gestión de residuos generados en el hogar, entre ellos los RAEE, que no tienen cabida en los colectores urbanos. Allí se puede depositar, entre otros, monitores, televisores, grandes electrodomésticos, calefactores, aparatos de aire acondicionado, lavavajillas, lavadoras, hornos, móviles, portátiles, impresoras, tabletas, aspiradoras, planchas o lámparas. ESTRAEE transforma los puntos limpios en ecocentros, adecuándolos a las exigencias derivadas del RD español 110/2015 y DL portugués 67/2014 en cuanto a clasificación, preparación para la reutilización y reciclaje de los diferentes tipos de RAEEs.

Para ello se han mejorado las instalaciones existentes de nueve ecocentros de España y nueve en el norte de Portugal. Las obras incluyen, entre otras actuaciones, la construcción de plataformas, la reparación de muros de muelles de descarga y la renovación de señalización para alcanzar un tránsito más fluido y orientar a la ciudadanía para que se acerque a depositar sus RAEE. Además de las obras, la adecuación de los puntos limpios incluye equipamientos para mejorar la seguridad, la capacidad de almacenaje y la gestión y movimiento de residuos.

El área de intervención del proyecto comprende, en la provincia de Pontevedra, los ayuntamientos de A Guarda, A Lama, Gondomar, Meaño, Nigrán, Ponteareas, Silleda, Vilagarcía de Arousa y la Mancomunidade do Morrazo. En Portugal, se desarrollan en Espinho, Gondomar, Maia, Matosinhos, Porto, Valongo y Silvade.

La nueva gestión de los RAEE conllevará a la creación de nuevos modelos de negocio basados en la innovación y la economía circular. La creación de una plataforma o bolsa de recursos, para impulsar el mercado secundario de materias primas, permitirá nuevos canales de comercialización para los productos resultantes: por ejemplo, la venta por internet de los recursos y materias obtenidas. Por lo tanto, de esta actividad se beneficiarán tanto el mercado de trabajo como el propio consumidor, al obtener productos a precios más reducidos. Finalmente, el carácter transfronterizo del proyecto permite su viabilidad en cuanto al incremento de la demanda y la oferta de materias primas secundarias, contribuyendo a una diversificación del tejido productivo en el espacio Galicia-Norte de Portugal.

Fuente: Faro de Vigo