10 años Energylab

¿Cómo se reparten esas hectáreas y que cantidad de biomasa producirían? El informe aclara que de ese millón de hectáreas de matorral sin arbolado, la mitad son mecanizables. Esto supondría alrededor de 1,5 megatoneladas por año de residuos, que equivaldrían a 341.000 tep, que son las toneladas equivalentes en petróleo. En lo que se refiere a la vid, existen algo más de 100.000 hectáreas de viñedo en la eurorregión —el 20 % en Galicia—, lo que se traduce en unas 38.000 hectáreas de superficie mecanizable y 75.000 toneladas al año de biomasa que producirían energía equivalente a 17.000 toneladas de petroleo. Por su parte, el kiwi supone unas 2.500 hectáreas (28 % en Galicia) que son mecanizables en su mayoría hasta aportar 9.000 toneladas de biomasa verde, equivalentes a 17.00 tep. «Estos datos son una idea del enorme potencial disponible en Galicia y el norte de Portugal en lo que a biomasa se refiere», concluye el estudio.

El informe pone de manifiesto que se han desarrollado diferentes tecnologías de aprovechamiento energético a pequeña escala como son sistemas de combustión, microcogeneración y gasificación que han sido alimentados con los nuevos biocombustibles, todo ello acompañado de las simulaciones fluido dinámicas pertinentes. El informe llega a la conclusión de que es necesario «líneas de ayuda que promuevan la recogida, el transporte y tratamiento de biomasas alternativas, la producción de combustibles derivados y el uso de equipos compatibles con estos combustibles, sentando así las bases de un nuevo modelo productivo, la bioeconomía.

El proyecto Biomasa-AP está liderado por EnergyLab y cuenta con la participación de la Fundación Empresa Universidad Gallega (Feuga). El objetivo fundamental de la iniciativa pasa por la mejora de las capacidades de los centros de I+D de Galicia y el Norte de Portugal. Está cofinanciado por los fondos Feder. No se trata de la primera experiencia de este tipo para Feuga, que ha tenido entre sus principales actividades la creación de la red transfronteriza de biomasa.

Fuente: La Voz de Galicia

Puedes leer el artículo completo AQUI